Contacto:

(+521) 55 45546918

(+521) 55 48962053

gerardo@rutaorigen.com
 

© 2016 por GRUPO.ASTILLERO

Conoce nuestras redes sociales

June 19, 2019

February 20, 2019

January 30, 2019

March 28, 2018

September 13, 2017

Please reload

Entradas recientes

Viaje de agaves

September 13, 2017

Estoy a 30 mil pies de altura y desde aquí inicio este relato. Lo que acaba de suceder en tierra, aún me tiene conmovido. Gran parte de mi vida es viajar, y es acerca del viaje que estoy realizando del que les quiero platicar, me encuentro en el trayecto del mismo. Tengo la mesita de mi asiento desplegada y con el whisky de viaje en mano (Ver mi Blog: http://bit.ly/2x29nao). Por razones más bien emocionales no les contaré a detalle lo que sucedió anoche: Pero sí les diré que un fuerte sismo acompañado de la amenaza de un Tsunami sirvió para recordar que sólo soy una pequeñísima parte de ésta gran maquinaria que es el mundo.
     Lo que les contaré ahora es la primera parte de un gran viaje, el segundo scouting para preparar la Ruta del Mezcal, que inicia en la Ciudad de México y va directo a Mengolí en Miahuatlán de Porfirio Díaz en el estado de Oaxaca.
     Rodrigo, a quien ustedes ya deben de conocer, y yo marcamos la fecha del viaje, en el calendario, desde hace meses y sin demasiadas complicaciones preparamos el que sería uno de los viajes más determinantes para nuestro proyecto y, sobre todo, para nosotros.
     Al salir de la ciudad de México no tuvimos mayores complicaciones, tomamos carretera y nos enfrentamos a nuestros viejos fantasmas, el camino siempre nos recuerda el encuentro desafortunado que tuvimos, en mala hora, con un caballo en la carretera a Zacatecas. Lo recordamos ahora con risas y admiración propia, pero de cualquier manera una alarma se dispara en nuestra cabeza cuando vemos una cabra, una res o un perro al pie de carretera. Lo que si se nos cruzó a media carretera fue un par de tamales.
     Llegamos sin mayor problema a Oaxaca, los kilómetros siempre llenos de conversaciones nostálgicas, soluciones para todo lo que está mal, afirmaciones de un futuro todavía mejor e historias de las que siempre nos rompieron el corazón.

 

     Regresar a Oaxaca fue como un cálido abrazo de reencuentro. La primera visita con Ruta Origen fue muy breve, demasiado, apenas paramos con Alex Castilleja, de Mezcales tradicionales, para comer algo en el mercado y no hubo más. Esta vez, era tiempo de revancha, aunque también, era poco el tiempo pues íbamos rumbo a Miahuatlán.
     Miahuatlán es una ciudad con gran historia, situada a unos 100 Km de la ciudad de Oaxaca. Se ubica justo entre los Valles centrales y la Sierra.
     Llegamos directo al mercado, una joya enclavada a un lado de la catedral de la ciudad. En el mercado de Miahuatlán algunos puestos conservan todavía sus orígenes orgullosamente indígenas y ofrecen a los marchantes productos tradicionales, que van desde molcajetes hasta una gran variedad de chiles, granos de cacao, café en verde, listo para ser tostado, y muchas cosas más.


     El mercado es un lugar imperdible dentro de la Ruta, los colores, sabores y aromas se mezclan en el aire, los costos son muy accesibles (aún y con el impuesto obligado por ser foráneo) e invitan a comprar de todo. Con gusto pagamos los diez pesos del ocote, el ajo, el chile o las calabacitas y no podíamos dejar de buscar un buen queso. Cargamos las provisiones lo mejor que pudimos (las habíamos comprado para llevárselas a Natalia).
     Al salir del mercado nos encontramos con Emmanuel Ramos, productor de Mezcal y papá recién estrenado. Teníamos ya casi un año sin encontrarnos y nos saludamos como si no hubiera pasado el tiempo. Nos acompañó a la tienda a comprar más provisiones y nos fuimos detrás de él rumbo a Mengolí, en donde tiene su casa, nosotros en carro y él en su moto.
     El trayecto a casa de los Ramos es todo un suceso, pasamos por algunos caminos locales hasta llegar a uno de terracería en donde el auto comienza a bailar de un lado a otro, pero desde donde se pueden ver todos los terrenos llenos de milpas y claro, llenos de Agave. Llegamos al atardecer, justo cuando la luz pega de canto en los agaves, las siluetas se iban dibujando y el aire fresco del campo nos recibía.
     Los perros comenzaron a ladrar en cuanto nos acercamos a la casa, el Mazda por fin tuvo un descanso y debajo del pórtico de casa de Emmanuel ya nos esperaba Víctor, su papá, también productor de mezcal, Natalia su esposa y Remedios, la esposa de Emmanuel, junto con Lupita, la tan esperada bebé que vino a alegrarles los días a los Ramos. Después del saludo y el reconocimiento, hicimos entrega de la despensa y Natalia pronto nos “acarreó” a la cocina.
     La comida de Natalia es un espectáculo. La cocina es un pequeño cuartito de barro con su estufa de leña y su gran comal en el que las tortillas de maíz recién nixtamalizado no dejan de inflarse. Natalia mandó a Emmanuel a cortar unas guías de calabaza y unas flores y el guisado no tardó mucho en estar listo. Una enorme tortilla rellena del guisado de guías y flores, bañado en la salsa recién hecha con los chiles que le llevamos, fue la mejor forma de terminar el día. La lluvia llegó temprano y nos obligó a descansar temprano, muy temprano.
 

 

     El terreno en éstas fechas se vuelve complicado, el suelo de la zona es de un barro pegajoso que hace difícil caminar y trabajar, por eso, los Ramos, se toman la vida con calma en temporada de lluvias, aprovechan para bajar el ritmo del trabajo mientras los terrenos están en esas condiciones. Aprovechan el tiempo en planear; esperan y agradecen el agua que tanto bien le hace a la milpa y a los agaves.
     Al día siguiente y después de un buen desayuno con café de olla incluido, Emmanuel nos llevó a ver unos terrenos que no conocíamos. Nos explicó el proyecto de reforestación que están generando, poco a poco y con buena intuición, respetando el suelo al sembrar el maíz, la calabaza, el frijol y el agave en el mismo terreno para fijar los nutrientes y cuidar la tierra, tal y como hacían nuestros antepasados.
     Emmanuel está orgulloso de su trabajo y no es para menos, la familia Ramos es un gran ejemplo de amor por el mezcal y del respeto a las tradiciones, a la tierra y a los agaves. Mantienen la calidad y la limpieza en todos sus lotes y sobre todo, piensan en el futuro de los suyos y del mezcal de la región.
     Visitamos otro “pequeño” terreno en donde la familia construyó una represa para controlar el pequeño río que cae por una cañada. Emmanuel nos enfiló para hacer una caminata que nunca se nos va a olvidar y que seguramente, compartiremos con los viajeros de Ruta Origen.
En el camino encontramos a Víctor y nos dejamos llevar por ellos a través de la vereda, como una especie de exploradores fuimos buscando diferentes especies de agave con las que nos habíamos cruzado en copas, pero no en el suelo fértil de Mengolí. Víctor nos mostró algunos agaves silvestres y otros de cultivo. Conocimos unos Jabalí (agave convallis) impresionantes, con sus gruesas espinas y su color verde mexicano brillante, y algunas especies de Karwinskii, hablamos sobre algunas otras plantas y los usos que les dan en el pueblo, pero sin duda el gran evento del paseo fue encontrarnos de frente con un imponente Tepextate, esos escasos agaves silvestres que crecen en los terrenos más accidentados, agaves gigantes de más de dos metros de altura, de un color cenizo y enormes pencas.

 

 

     Emmanuel nos dio una cátedra sobre agaves, su crecimiento y reproducción; los tipos de agaves, sus pencas y espinas; la forma en cómo las cuida (tiene que ser paciente ya que el fruto de su trabajo se verá hasta dentro de cinco o seis años por lo menos y en el caso de algunas especies de agave hasta dentro de más de doce años.

 

     Emmanuel es un gran tipo, no tiene reparos en compartir con nosotros todo lo que sabe. Rodrigo y yo, una vez más, encontramos esa claridad en su voz y ese brillo en los ojos que tienen
aquellos que hablan de lo que aman y nosotros, aprendemos a amar los agaves y el mezcal gracias a él.


     El viaje apenas había comenzado para Rodrigo y para mí, pero hasta ese momento, las expectativas habían sido superadas, quisiéramos iniciar con las Rutas del Mezcal de inmediato, para compartir esta experiencia que nos ha cambiado la vida. Esperamos que a quienes nos acompañen en las próximas Rutas les cambie también la perspectiva de vida el hecho de conocer ésta tierra y a estas grandes, grandes personas.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square